Leticia y Miguel

Es curioso el amor que es tan difícil de disfrazar en la rutina. La primera vez que los vi, descubrí que en el amor de Leticia y Miguel no hay más que alegría, y mucho cariño sincero, tan poco camufables ambos. Ese amor se tiñó en su boda del mismo color que la primavera y tuvo la misma textura de un sorpresa de invierno en París, ¿verdad, Leticia? Cuando crees que Miguel tiene en su forma de ser horario de oficina y la costumbre se ha pegado a su cuerpo como una segunda piel. Y de repente una tarde de invierno descubres que siempre hay un París, siempre hay una torre Eiffel que te descoloca y te enseña lo vulnerable que puedes ser ante una pedida de mano.

Y así comenzó la historia de la boda Miguel y Leticia en una tarde de invierno en París. La boda la planearon con esmero y detalle. La boda tenía que ser en primavera y Leticia se casó con nombre y vestido de princesa. Diseño de vestido de Hayley Paige o nada. Primavera o no ser. No había ninguna alternativa. El lugar lo tenían claro, Los Claustros de Ayllón, y no es para menos. En Los Claustros de Ayllon parece que el tiempo se haya detenido eternamente en la primavera. La magia envuelve este antiguo monasterio franciscano de más de 800 años de historia. Pero la mejor recompensa de tanto esfuerzo, de haber elegido el momento y el lugar perfectos, lo mejor fue ver a la gente realmente disfrutando y sonriendo. Y entre los seres queridos está vuestro Zizou, parte de vuestra familia. Espero que en las fotos de vuestra boda veáis todas sus sonrisas.

Cuando Leticia y Miguel se fueron a la cama el día de su boda, se dijeron que lo volverían a pasar, lo repetirían todo. Esa noche seguro que no tenían fuerza para nada más que para incendiar la cama, pero a la mañana siguiente estaban dispuestos a llamar a la puerta de la primavera y que el invierno se quedase en París porque todo había salido a pedir de boca.

Y lo mejor de mi trabajo, como fotógrafo de bodas, es que soy el único que puede hacer que lo volváis a vivir, sé que no os volverá a pasar un día así. Pero lo importante, lo único importante es que lo revivaís mirando vuestro álbum de boda.

¡Muchas felicidades y que no cambie nunca el color de vuestras sonrisas!

fotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodasfotógrafo de bodas

Leticia y Miguel {Weeding Day} Los Claustros de Ayllón from The Sweet Days on Vimeo.