GO BACK
        TO MENU

        Una boda en los Claustros de Ayllón

        La de Ana  y Javier fue una boda de ensueño, se caracterizó por ser una ceremonia en un lugar maravilloso y por la carga emotiva de los asistentes. La pareja se casó y celebró el enlace en Segovia, en la Finca de Los Claustros de Ayllón. 

        Ellos tenían claro cómo querían que fuese su boda, y la manera de recordarla, una boda natural, sin complicaciones ni artificios, quería disfrutar de su día sin los agobios de “hacerse las fotos”.

        Yo recomiendo siempre hacer una pequeña sesión de fotos después de la ceremonia, pero todo de  una manera natural y sencilla. Y este fue uno de los puntos clave para la elección tanto del sitio como del fotógrafo de bodas en Ayllón y no se arrepintieron. La principal razón fue la experiencia, la calidad de las fotos, y sobre todo la cercanía.

        El resultado final resultó increíble y ambos han quedado muy contentos con su reportaje de bodas. Aunque también tengo que decir que con parejas como ellos era muy fácil.

        Javier vestía con enorme elegancia, y Ana deslumbraba con su vestido de St. Patrick, y unos preciosos zapatos de Membur a juego.

        Los Claustros de Ayllón, el lugar elegido para la celebración

        Ana y Javier disfrutaron su boda al máximo, la cual nunca olvidaran gracias a las fotos de boda. Tanto la ceremonia como la celebración se realizó en Los Claustros de Ayllón, un sitio histórico con carácter único y con más de 800 años de antigüedad. Unas ruinas que han sido restauradas manteniendo su esencia tradicional. 

        Los Claustros tiene capacidad para más de 250 personas. Las ceremonias al aire libre son espectaculares y cuentan habitaciones en exclusiva para los invitados de las bodas. Amplios jardines y zonas comunes ideales para configurar diferentes espacios. 

        Sería injusto no mencionar a parte del equipo que consiguieron que la boda luciese increible. Como son Arribas Decoración, con una sensibilidad especial para decorar la finca, Juanma de Eventos Tres40, el cual te hará bailar hasta que no puedas más. Y por último Vatelia Catering que son los encargados de servir una comida sabrosísima.

        Tengo la suerte de llevar unas cuantas bodas en los Claustros de Ayllón (Boda Leticia y Mike, o la la Boda francesa de Lucile y Sacha), y puedo afirmar que es lugar muy especial, por el propio emplazamiento, pero también por el valor humano de la gente que lo componen.

        Juntos hicieron de la Boda de Ana y Javier en los Claustros de Ayllón un recuerdo único, y genuino, y natural, el cual se puede ver en las imágenes del reportaje de boda.

        PD:Si entrais en la web de Los Claustros de Ayllón, la última foto es mía.