Cuando llevas tiempo como fotógrafo de bodas, te das cuenta cuando hay algo especial. Desde el comienzo supe que la boda de Javi y Ana, lo sería, por como se miran, como se hablan, como sienten, el uno al otro. Hacer una boda en Finca Cañada Real además era un aliciente, su boda estuvo llena de momentos mágicos que han quedado capturados para siempre en estas fotografías, pero comencemos por el principio…

Boda Finca Cañada Real.

Era la primera vez que trabaja como fotógrafo de bodas en la Finca Cañada Real y siempre intentó capturarlo todo. Es por este motivo que pude compartir con Ana y Javier, esos bonitos momentos antes de la ceremonia durante los cuales se vistieron y prepararon para lo que sería un día inolvidable en sus vidas. Muy elegantes y con un toque de personalidad esta pareja que hoy os muestro estaba lista para dar un gran paso en su relación.
Contrajeron matrimonio mediante una emotiva ceremonia, cargada de momentos inolvidables, de miradas, de gestos de complicidad, de preciosas voces cantando y lo más importante de mucho, muchisimo amor.

Para mi es un placer poder trabajar en Finca Cañada Real, ya que en mi opinión, es una de las Fincas más bonitas, cuidadas e impresionantes de todo Madrid, tiene unos sitios especiales y llenos de encanto, pero si me tuviera que quedar con algo sería con los rincone donde lograr un clima íntimo y romántico, como son el bosque y donde pude realizar el gran final.

En todos mis años fotografiando emociones, jamás he sentido como en esta boda, el sentimiento de verdadero amor. Trescientas personas cantando juntas a los recién casado ha sido una de las más gratas experiencias de mi vida. Y es que los invitados fueron la gran sorpresa, por como arroparon a los novios en su fiesta, cantaron, bailaron y con total seguridad podría decir que es la boda en la que más abrazos verdaderos se han dado.

Por vosotros y vuestra gran fiesta, volvería a repetir vuestra boda una y mil veces.

Os quiero.

Vestido Rosa Clara

Celebración Finca Cañada Real

Ramo Maria Collaut